Acceder



sábado, 17 de julio de 2010

La fuerza de los votos, a veces, es la debilidad del sentido común






1 comentario:

mujer prevenida vale por dos dijo...

No se debería votar con el corazón ni con el estómago sino con el sentido común.